Fernando Alonso Barahona
El Sueño de un Artista
(Raphael en Jekyll y Hyde)

Fernando Alonso Barahona
Septiembre 2000

Raphael lleva demostrando durante casi cuatro décadas su inmesa categoría artística a traves de discos, actuaciones en directo, giras triunfales por todo el mundo desde España a Estados Unidos, pasando por Rusia, Argentina, Méjico, Chile y docenas de rincones más de cualquier parte del mundo. Raphael ha protagonizado películas (algunas notables como "Cuando tu no estás" y Al ponerse el sol" de Mario Camus o "El golfo" de Vicente Escrivá). Los espectáculos musicales de Raphael son únicos por cuanto combinan la dramaturgia teatral con la canción, siempre en una sintonía absoluta con el público que vibra con cada interpretación. La mayoría de los cantantes cantan sus canciones, Raphael las interpreta, yendo mucho más allá de la simple melodía, hasta el punto de lograr auténticas y personalísimas creaciones -cual pequeñas obras de teatro- de cada uno de sus temas musicales.

No es de extrañar, pero sí digno de profunda admiración, que Raphael nos presente ahora una gran obra de teatro, un musical moderno y clásico como es "Jekyyl y Hyde" que supone para el artista todo un reto personal : integrar su personalidad en un personaje ajeno , meterse dentro de una historia con otros protagonistas pero sin dejar por ello su personal estilo, su más íntimo punto creativo.

Los materiales son magníficos. "Jekyll y Hyde", novela original de Robert Louis Stevenson, es una de las obras maestras de la literatura universal, su tema del conflicto de personalidad: el bien y el mal en un mismo alma, posee una riqueza filosófica inusitada, y no en vano ha conocido infinidad de adaptaciones, sobre todo en cine y televisión . Desde versiones clásicas (John Barrymore en la etapa muda, Fredric March en la magnífica película de 1931 dirigida por Rouben Mamoulian, Spencer Tracy en la producción Metro Goldwyn Mayer de 1941 ...) hasta variaciones originales como "Las dos caras del Doctor Jekyll" de Terence Fisher (donde Hyde es un hombre malvado pero brillante y atractivo) , "El Doctor Jekyll y su hermana Hyde" (Jekyll se convierte en mujer) o la hilarante y genial "El profesor chiflado" de Jerry Lewis

Leslie Bricusse (libreto) y Frank Wildhorn (música) pusieron en pie una inteligente y atractiva versión musical del texto de Stevenson, basando su proyecto en diversos núcleos de interés: por un lado la fidelidad a la época original, con el Londres victoriano, las calles y tabernas oscuras, los decorados góticos, por otro, la perfecta captación de los temas fundamentales de Stevenson: la dualidad entre el bien y el mal, las dos trayectorias amorosas: la prostituta que desea renacer y la novia que sueña con el amor ideal, y en tercer lugar , unos números musicales sobresalientes que , al igual que otros musicales basados en obras clásicas como la mítica "Oliver" , parecen sacados literalmente de las páginas de la novela.

Luis Ramírez (dirección), Juan Jose García Caffi (dirección musical) y Nacho Artime (responsable de la versión española) han logrado un resultado espectacular con su montaje de "Jekyll y Hyde ", en el que no se sabe que admirar más, si la prodigiosa escenografía, o el perfecto juego de luces y sombras que dota a los personajes del tono fantasmagórico o romántico que cada situación requiere. Si el modelo del carácter de Jekyll y Hyde se inspira en las visiones fílmicas de Fredric March y Spencer Tracy, la mirada del escenario nos retrotrae a los grandes decorados en color de la Hammer, la gran productora de cine de terror de los años cincuenta y sesenta. Junto a estos materiales de primera línea, "Jekyll y Hyde" reune un espléndido elenco de actores y cantantes, con especial mención para Marta Ribera (todo un hallazgo de voz y carisma) en el papel de Lucy, Margarita Marbán (Emma) y Guillermo Antón (Utterson)

Pero el gran milagro de la obra es que todos estos elementos , que brillan a gran altura y logran instantes sublimes como la desesperada canción de amor de Lucy; se integran a la perfección con la personalidad de la gran estrella del espectáculo, un soberbio Raphael que logra una interpretación absolutamente genial en su doble personaje (si como Jekyll está simpático, doliente , necesitado de amor, como Hyde impone una presencia física impresionante que se adueña del escenario y doblega con su voz al decorado, a los personajes y a los coros).

Raphael demuestra en esta obra su prodigioso talento como actor , algo que muchos ya conocían pero que ahora todos pueden admirar en el teatro Nuevo Apolo de Madrid. Con "Jekyll y Hyde", Raphael, siendo una vez más un excepcional cantante, nos hace saber a todos cual es la diferencia entre un simple cantante y un artista integral. Sobran las palabras, hay que verlo.

"Jekyll y Hyde " posee momentos de singular belleza plástica : la danza de las bailarinas en la taberna , la transformación ante el público del doctor en el monstruo , los asesinatos brutales , la ultima escena de Lucy, el instante en el que las dos mujeres proclaman su amor imposible o ese otro momento , absolutamente genial, en el que Raphael, solo y majestuoso, canta en duo consigo mismo, un plano es Jekyll, otro es Hyde . Esta escena es, sin duda , una de las más hermosas del musical moderno y Raphael logra en ella tal vez su punto culminante.

El sueño de Jekyll era bueno, pero la intención no bastó para contener la venganza de la naturaleza . Al final, no obstante, la mirada positiva puede aspirar a derrotar al lado oscuro que sin embargo existe. Es la magia de la obra inmortal de Stevenson.

El sueño del artista es ofrecer al público el rapto sublime de la creación y la belleza. Raphael cumple con "Jekyll y Hyde" uno de sus grandes sueños: interpretar una gran obra musical en Madrid y para todo el mundo (se organizan ya viajes especiales de todos los lugares de España y el mundo para contemplar el espectáculo). ¿Qué más se puede pedir después de este logro?.

Cecil B. de Mille lo expresó de forma admirable cuando se le preguntó una vez por sus planes después de rodar su obra cumbre: Los Diez Mandamientos: "quien sabe, nuevas películas tal vez, nuevos mundos".

Raphael a buen seguro nos ofrecerá cada día un pedazo nuevo de su arte , bien en forma de canción, drama o cine. El instinto creador cuando es genuino nunca se puede detener .

Y no queda sino cerrar las palabras y dejar paso al espectáculo, "Jekyll y Hyde" en el Nuevo Apolo de Madrid precisa su visión para entender la apoteosis. Ninguna palabra, ninguna crónica puede raptar la magia de Raphael . La conclusión de este artículo no puede ser otra, por tanto, que animar a su disfrute y hallazgo.


Copyright © 1999-2008 Raphael Worldwide Site