Raphael Martos Sanchez
Digan lo que Digan
es una leyenda

Simón Villamizar
El Universal '97

EL CANTANTE ESPAÑOL reconocido en el mundo entero como 'el niño de Linares' vendrá a nuestro país el 12 de febrero para presentarse los dos días siguientes en el hotel Caracas Hilton, donde dará a conocer los temas de su disco Marqués de Santo Floro. Luego ofrecerá un concierto en la Casa Portuguesa de Maracay, y cantará en Valencia y Maracaibo.


Caracas.- Digan lo que digan, él ha mantenido el equilibrio durante casi cuarenta años de carrera, mientras que muchos de sus compañeros de oficio se han resbalado irremediablemente por el piso. Digan lo que digan, todos alguna vez en la vida han tarareado sus canciones. Digan lo que digan, él ha grabado poco menos de ochenta álbumes, muchos de los cuales obtuvieron discos de oro, platino y bronce. Y digan lo que digan, Raphael sigue llenando salas, teatros, estadios y locales nocturnos cada vez que se presenta en algún país.

A decir verdad, poco le importa a Raphael lo que digan los demás. Ha dicho que no tiene tiempo para leer las entrevistas que le hacen los periodistas. Ha dicho también que está hastiado de repetir siempre las mismas historias. Y ha dicho hasta el cansancio que no quiere escuchar nunca más que le preguntan el por qué se viste de negro, cuál de todas es su canción preferida y cuándo se va a retirar.

Su próxima visita a Caracas está programada para el día 12 de febrero, pues los dos días siguientes presentará su nuevo disco Marqués de Santo Floro en el hotel Caracas Hilton. Luego ofrecerá un concierto en la Casa Portuguesa de Maracay, y más tarde se marchará a Valencia, Maracaibo y Punto Fijo.

Y conversará nuevamente con los periodistas, sí, para contarles otra vez cómo fueron sus inicios, cómo obtuvo su primer premio y cómo llegó a convertirse en una leyenda de la música romántica española.

Sin embargo, pocos saben que la primera vez que Raphael salió a un escenario iba vestido de payaso. Era todavía un chaval y su traje estalló a la vista de los padres y representantes que asistieron a aquel acto escolar. Aunque avergonzado, continuó su diálogo hasta el final.

Menos conocido tal vez es que la vocación por el canto romántico le llegó a Raphael por la vía del teatro. La segunda compañía del teatro español había instalado en su barrio una carpa portátil y, un buen día, él se atrevió a entrar allí. Seducido por la magia que se colaba por las puertas de lona, tuvo la oportunidad de ver La vida es sueño, de Calderón de La Barca. 'Quedé tan fascinado, que me dije: voy a ser actor', comentaba en una de sus tantas entrevistas.

Su primera audición la hizo frente al famoso bailarín español Antonio, quien le dijo: 'Basta, puede retirarse' sin que Raphael hubiera tenido la posibilidad de abrir su boca para recitar el monólogo. No le quedó otra que echarse a llorar desconsolado, pero se llevó una grata sorpresa cuando a los días lo llamaron y le dijeron que había sido seleccionado para el papel principal de la obra. Pasaron muchísimos años antes de que Raphael se le acercara a Antonio para preguntarle personalmente por qué había actuado de aquella manera. 'No hacía falta. Una persona que sale al escenario como tu saliste, puede servir para cualquier cosa', le respondió.

Desde entonces le ha ido mejor. 'El éxito me llegó de golpe y sentí miedo, porque pensaba que el fracaso podía ser igual de inesperado. Pero aquí estoy. Mi secreto, pues, es que nunca me creo más de lo que soy y que jamás dejo pasar una oportunidad. La buena suerte esta ahí, esperándome cada día. Y no la dejo pasar de largo ¡Siempre salgo a matar!'.

Sus mil y tantas canciones pueden ser escuchadas hoy en español, inglés, italiano, portugués, francés, alemán e incluso japonés. Porque el romance de Rapahel ha llegado a países como México, Australia, Estados Unidos, Francia, Rusia y toda Latinoamérica.


Copyright © 1999-2009 Raphael Worldwide Site